16 Dic

Libros 2019: Los elegidos de ChEEk (Parte I)

Dentro de una amplia lista de libros publicados en el 2019 y movida por una premisa de Malena Nijensohn en La razón feminista (Cuarenta Ríos, 2019) acerca de pensar al feminismo o a los feminismos como la articulación de diferentes luchas, armé esta lista. Elegí libros de poesía, ensayo, cuento y novela que conforman un todo diverso, bajo la idea de que la identidad del feminismo, pero ahora en la escritura, es un pluralismo de voces, miradas y temas.

Julia Deck – Viviane Elisabeth Fauville. Eterna Cadencia. Trad. Magalí Sequeira.

Usted contestó no, soy yo la que se va. Quédate con todo, yo me llevo a la niña, no necesitaremos cuota alimentaria. Usted se mudó el 15 de octubre, consiguió una niñera, prolongó la licencia por maternidad por razones de salud y, el 15 de noviembre, o sea ayer, mató a su psicoanalista. No lo mató simbólicamente, como a veces uno puede llegar a matar al padre. Lo mató con un cuchillo marca Henckels Zwilling, gama Twin Perfection, modelo Santoku. 

Entrevista a Julia Deck: “Somos nosotras las que tenemos que decir sí” + BONUS TRACK: Deck x Hernán Ronsino

Late un corazón – I. Acevedo – Rosa Iceberg.

Sé que los hilos que conectan estos temas serán muy débiles, y así quiero que sea, porque la causa y el efecto de estos hechos son un artilugio provocados por los cruces de la vida que me parecen relevantes; y a medida que crezco, cada vez me importa menos que se note que hago lo que se me canta y cada vez me importa más reivindicar mi derecho a ser libre. 

Ocho – Amy Fusselman. Chai. Trad. Virginia Higa. 

Voy a decir todo, sin tapujos, sin reservas, sin guardarme nada; todo. Y es con alegría que puedo decir: gracias, pedófilo. Gracias, Sr Dauth, imbecil de mierda; gracias por hacerme escritora; gracias por obligarme a estar sola con mis pensamientos raros durante tanto tiempo que ya no me parecía inusual o alarmante ser diferente; gracias por ayudarme a salir flotando de mi cuerpo, a saber que podía hacer eso y seguir viva; gracias por hacerme cagar de miedo para poder ser valiente; gracias por hacerme creer que era una superheroína que estaba salvando a mi familia de la muerte; gracias por ayudarme a aprender a ser verdaderamente valiente; gracias hijo de puta, espero que te diviertas en el infierno. Que existe.

Los hombres me explican cosas – Rebecca Solnit. Fiordo. Trad. Paula Martín Ponz

Yo misma me sorprendí cuando me di cuenta de que al escribir el ensayo había empezado hablando de un episodio gracioso y terminado hablando de violación y asesinato. Eso me ayudó a ver el hilo que liga las pequeñas miserias sociales con el silenciamiento violento y las muertes violentas.

Ver: Nunca dejemos de reírnos. Porqué hay que leer a Rebecca Solnit

La habitación sin barrer – Sharon Olds. Gog y Magog. Trad. Inés Garland. 

Todo el día la amamantaba, toda la noche la paseaba,  y dormía siestas, y la amamantaba, y la paseaba. Y después un día, me miró, como si me conociera. Recostada en el hueco de mi brazo, se alimentó, y me miró como si recordara, como si me hubiera conocido, y yo le gustara, y estuviera recuperando la memoria. Cuando me sonrió,un rictus delicado como la llegada del dolor de parto, me enamoré, me volví humana. 

La lengua en disputa – Sarlo & Kalinowski. Godot.

Kalinowski: El inclusivo entonces es la configuración discursiva de esta lucha política, una lucha política de sangre en la calle. El inclusivo es uno de los rasgos, el que llama más la atención, de la configuración discursiva de la lucha política por la igualdad en la sociedad y lo que busca es crear en el auditorio la consciencia de una injusticia, de la persistencia de una injusticia. y lo logra. Y logra la reacción también del que ve amenazado su privilegio, que es una reacción muy violenta en general. Es decir, es un fenómeno retórico, no es un fenómeno de lengua.  

El sol mueve las cosas quietas. Alejandra Kamiya. Bajo la luna.

“Parejo/a: igual, semejante, liso, llano, que tienen correlación, dos barcos que tiran juntos de una misma red”. Eso dice el diccionario, y yo no puedo pensar en dos personas que se ajusten más esta definición de que mis padres, no porque sean iguales, sino por un cierto modo de funcionar que a mí me hacía pensar que eran parejos. Hacían juntos juntos las cosas, desde las antípodas, desde los extremos que no se tocan, como los barcos de los que habla el diccionario.

La razón feminista. Políticas de la calle, pluralismo y articulación Malena Nijensohn. Cuarenta Ríos.

Dado que somos un entramado de relaciones de poder, tenemos que aceptar que estamos atravesadxs por una multiplicidad de ejes que articulan nuestra subjetividad y, en ese sentido, no se puede reducir la resistencia a una identidad, lo cual permite pensarla en términos de una articulación de diferentes luchas. Este aspecto y los efectos políticos que de aquí se siguen son lo que me permite plantear una clave de lectura que dé lugar a la construcción de lo que llamo un feminismo radicalmente plural: un feminismo que, articulando con otras luchas, tiene la potencia de construir una alternativa de izquierda en busca de la justicia social y de la emancipación. Este ensayo no consiste ni en un análisis empírico ajustado a los hechos ni en una mera expresión utópica de deseo, sino en un cruce de ambos. Se trata de una lectura política que, al mismo tiempo que lee un fenómeno, es parte de ese fenómeno y, como tal, pretende ser una intervención política crítica y reflexiva para nuestros movimientos.  

Las chicas no lloran. Olivia Gallo. Tenemos las máquinas.

Seguía teniendo miedo de casi todo, pero había desarrollado un mecanismo de defensa para que ese miedo no afectara mis experiencias amorosas: me convertí en una especie de anarquista emocional, una nihilista del sexo. Me esforzaba en boicotear posibles relaciones. Por ejemplo, estaba con un chico y la noche siguiente con su mejor amigo. Cosas así.

También te puede interesar
ChEEk
27 Ago
por ChEEk
ChEEk
14 Ago
por ChEEk
ChEEk
6 Ago
por ChEEk
Elda Tomasini
3 Jul